Los coches eléctricos son el futuro inevitable en materia de transporte, pero al ser un segmento de la industria tan joven existen aún muchas generalizaciones y paradigmas sobre ellos, como la falta de estilo, falta de velocidad y el bajo alcance. Con el avance de la industria estos preconceptos se han ido desvaneciendo, pero hay uno que sigue en el ojo público: el alcance de la batería.

Es verdad, por años un coche eléctrico no podía ir muy lejos con una sola carga, su capacidad no pasaba de los 300 kilómetros. Sin embargo, hoy el rango de un vehículo eléctrico es parecido, y a veces superior al de uno de combustión interna. Además, no todos tomamos viajes de 500 kilómetros todos los meses con nuestros autos. De hecho la mayoría del tiempo son simplemente nuestro medio de transporte de la casa al trabajo y viceversa, esta distancia es en promedio de 12 kilómetros en cada sentido. Ante esto un auto eléctrico sí es una opción, aunado a que cada vez hay más cargadores en estacionamientos y plazas.

Algo importante si estás considerando comprar un auto eléctrico, piensa qué tanta capacidad de batería requieres, ya que producir baterías de mayor capacidad tiene una mayor huella de carbón, por lo que comprar una mayor capacidad sin una necesidad de uso real sería un desperdicio ecológico.