Como ha quedado constancia en artículos anteriores, en la Ciudad de México se encuentran maravillas escondidas, llenas de historia, misticismo y de alto nivel artístico. Si eso nos sucede en las calles, las avenidas no son la excepción ya que, por el trajín y el bullicio de la ciudad, perdemos de vista muchas de sus joyas. En esta ocasión te platicaremos sobre una de las fuentes más famosas que de nuestra hermosa ciudad.

Nos referimos a la Fuente de la Diana Cazadora, ubicada en el Paseo de la Reforma, una de las avenidas más transitadas del país. El nombre original de la escultura fue el de “La Flechadora de las Estrellas del Norte”. Representa a una diosa antigua de la cultura griega, la diosa cazadora Artemisa o, como los romanos la llamaban, Diana.

Durante un periodo que comprende de los años 40 a los 60, la Ciudad de México entró en un proceso de embellecimiento y es así, como se encargó al arquitecto Vicente Mendiola y al escultor Juan Olaguíbel, la realización de la obra mencionada.

Rápidamente esta fuente se volvió un importante referente para la capital. Sin embargo, su desnudez provocó que un año después de su inauguración, el Presidente Manuel Avila Camacho ordenara colocarle un calzoncillo de bronce (que el mismo escultor colocó), presionado por la liga de la decencia, apoyada por su esposa, Soledad Orozco de Avila Camacho.

Recomendamos a turistas extranjeros y nacionales que, si no conocen este punto, se den la oportunidad de visitarlo y admirar la espléndida figura de la Diana Cazadora, cuya modelo, por muchos años permaneció en el anonimato.

Recuerden que, si buscan un auto, XrentY es la mejor opción para los viajeros que quieren salir en busca de aventura. Es momento de salir a conocer nuestro hermoso País.

XrentY “Movilidad que te conecta”