Uno de los estados más increíbles de la República Mexicana es, sin duda, Oaxaca que cuenta con gran cantidad de atractivos turísticos de naturaleza, arquitectura, arqueológicos, sol y playa, así como una basta expresión cultural a través de sus innumerables pueblos autóctonos que muestran su riqueza en el mes de julio, en el llamado lunes del cerro.

A solamente ocho kilómetros de la capital del Estado, se encuentra el centro arqueológico de Monte Albán, una de las ciudades más importantes de Mesoamérica. Se fundó aproximadamente, en el año 500 a.c. y fue edificada en la cima de una montaña en el centro de los valles de Oaxaca.  Fue la capital de la civilización Zapoteca y, en su momento de mayor esplendor, llego a tener 35,000 habitantes. Es de destacar que es considerada una de las joyas prehispánicas más importantes del país.

Sus principales edificaciones, además de la Gran Plaza, el Juego de Pelota, el Palacio y el Sistema 7 Venado, está la Tumba No. 7, descubierta por Alfonso Caso en enero de 1932, en cuyo interior se encontró la mayor cantidad de objetos mesoamericanos, hasta la fecha.

Para llegar a la zona arqueológica, se debe tomar el camino hacia San Pedro Ixtlahuaca; al poco tiempo los visitantes podrán ver el nuevo camino pavimentado doctor Ignacio Bernal y después pasarán por el río Atoyac que sube directamente al lugar.

Si te entusiasma una experiencia histórica y cultural, este es uno de los sitios ideales. Sin duda una aventura que puedes vivir solo, con la familia o en pareja.

XrentY “ Movilidad que te conecta”