El uso de automóviles de combustión interna genera emisiones de carbón, por lo tanto entre más se fabrican y usan, y entre más coches se venden y circulan, más perjudicial es para el ambiente.  Las emisiones de fabricación de un auto existente, ya fueron hechas, por lo cual lo mejor que podemos hacer es sacarle el máximo provecho a estos.

Algo que se nos olvida en el día a día es que la producción de nuestros autos genera emisiones por sí sola. La extracción de los materiales, su transporte y el transporte de las piezas son equivalentes a la cantidad de emisiones que se generan en la vida promedio de un automóvil de combustible fósil por su operación.

Los esquemas en los que se comparten los autos que ya fueron fabricados y comprados, como el modelo de car sharing de Xrenty, ayudan a sacarle provecho a los coche no solo ambientalmente, también económicamente. Al final; si ya pagaste por él, ¿por qué mantenerlo estacionado?