Uno de los espectáculos naturales más coloridos ocurre cada año, muy cerca de la Ciudad de México… ocurre de noviembre a marzo, cuando los bosques de Michoacán y el Estado de México se alistan para recibir millones de mariposas monarca provenientes de las heladas montañas canadienses. Estos coloridos insectos recorren alrededor de 5 mil kilómetros de trayecto para posarse sobre los árboles de oyamel mexicanos.

 

Únicos en su especie, puedes visitar los parajes para contemplar las mariposas monarca, son los santuarios: Piedra Herrada y El Capulín, son hermosos bosques llenos de Oyameles, Pinos y una gran cantidad de vegetación, donde habita una gran cantidad de especies de flora y fauna endémicas de la región.

 

Cuentan con más de 11,409 hectáreas, llenas de ríos, árboles, vegetación y es un lugar magnifico para poder disfrutar de la naturaleza, descansar admirando sus hermosos paisajes, respirar aire puro y de poder observar a la Mariposa Monarca.

 

Santuario Piedra Herrada.

Distancia desde la Ciudad de México: 2 horas y media.

¿Cómo llegar? Toma la carretera que va de Toluca a Temascaltepec y después desvíate a la carretera estatal 15 rumbo a Valle de Bravo. 8 kilómetros más adelante encontrarás el santuario de Piedra Herrada.

 

Santuario El Capulín.

Distancia desde la Ciudad de México: 2 horas.

¿Cómo llegar? Ve por la carretera a Toluca y pasando San Mateo Atenco toma el libramiento del Bicentenario de la Independencia. Al pasar dos casetas desvíate a Zitácuaro-Valle de Bravo y después encontrarás la desviación hacia Donato Guerra.